La dieta para diabéticos no tiene por qué ser restrictiva

Al hablar de nutrición y diabetes, usualmente la información que maneja la población general está más relacionada con los mitos que con las bases científicas de la enfermedad.

No es inusual escuchar expresiones como “te vas a enfermar de diabetes porque comes mucho dulce”, o peor aún “no entiendo porque tengo la glucemia (nivel de azúcar en sangre) elevada, si yo nunca como azúcar”.

Estos comentarios y muchos más por el estilo demuestran el nivel de desconocimiento de las personas sobre la diabetes, y sin información adecuada es imposible desarrollar un plan de dieta apropiado para el paciente. Es por ello, que a lo largo de esta entrada se proporcionará información pertinente que permita al paciente diabético tener una dieta más sana y en paralelo se tratará de desmontar algunos mitos.

La clave de la dieta para el diabético es que sea balanceada

Dieta Balanceada para la DiabetesEn el pasado no era inusual ver que apenas un paciente era diagnosticado con diabetes, ipso facto era sometido a una dieta restrictiva tan severa que prácticamente le constreñía a alimentarse de un puñado de alimentos.

Con el devenir del tiempo y la ampliación de los conocimientos de nutrición, se decubrió que los diabéticos tienen necesidades nutricionales especiales que deben ser cubiertas por la dieta diaria. De lo contrario, es posible que lejos de ayudarle con su enfermedad, la misma se complique a causa de una alimentación inadecuada.

En la actualidad, sabemos que la dieta en la diabetes debe ser balanceada, tal como la de cualquier otra persona. Eso significa incluir alimentos de todos los grupos (grasas, proteínas y carbohidratos … ¡SI! carbohidratos también)

Obviamente esto no es una licencia para comer todo cuanto se le antoje al paciente. Por el contrario, demanda conocimientos a fin de poder determinar que alimentos de cada grupo son beneficiosos y cuales es mejor evitar. Para ello, la asesoría del nutricionista es fundamental pero no está de más contar con algunos consejos.

 

Evitar los carbohidratos de absorción rápida

Al hablar de carbohidratos nos referimos a un grupo muy amplio y heterogéneo de alimentos que si bien ingresan a la misma vía metabólica dentro del organismo, lo hacen por caminos muy diferentes.

En general podemos dividir a los carbohidratos en dos grandes grupos:

  • Carbohidratos Simples de Absorción Rápida
  • Carbohidratos Complejos de Absorción Lenta

dieta para diabeticos

En el primer grupo encontramos alimentos tales como el azúcar refinado, bollería dulce, caramelos y golosinas en general. Todos los cuales deben limitarse al máximo ya que su rápida absorción puede generar picos de hiperglucemia (niveles elevados de azúcar en sangre) muy elevados y en muy poco tiempo, lo cual dificulta mucho control de los mismos.

Por el contrario, los carbohidratos de absorción lenta requieren un proceso de digestión más complejo que retarda su absorción. Esto permite que los niveles de azúcar en la sangre sean más fáciles de controlar,  a la vez que los hidratos de carbono se van liberando poco a poco, proveyendo así energía fundamental para funciones vitales como la actividad cerebral (el cerebro sólo es capaz de usar carbohidratos como fuente de energía) sin generar elevaciones abruptas de la glucemia.

Usualmente los carbohidratos de absorción lenta se encuentran en alimentos que contienen almidón (un carbohidrato muy complejo) tales como las papas, los plátanos, las harinas integrales y algunos cereales como el arroz. Todos estos alimentos pueden ser consumidos (con moderación) y siembre supervisando los niveles de glicemia capilar.

 

Proteínas y Grasas, no deben excluirse de la dieta

proteinas

Ya está un poco más claro que tipos de carbohidratos podemos incluir en la dieta del diabético, pero ¿qué pasa con las proteínas y las grasas?

Pues bien, al igual que cualquier otro ser humano, los diabéticos también necesitan alimentos de estos grupos, sin embargo los requerimientos (sobre todo de proteínas) varían enormemente de paciente a paciente.

En primer lugar, debemos recordar que el consumo excesivo de proteínas genera incrementos de los niveles de glucemia similares a los de una dieta alta en carbohidratos, de allí que sea fundamental calcular el requerimiento individual de cada paciente.

Por ejemplo, una persona con diábetes que tenga una úlcera en el pie (pie del diabético) necesita un aporte de proteínas superior al habitual ya que estas son las que proveen los nutrientes necesarios que permitirán la cicatrización de la herida. Por su parte, un paciente con diabetes mellitus acompañada de insuficiencia renal (una complicación frecuente de la diabetes) probablemente se vea obligado a restringir el consumo de proteínas, a fin de proteger la función de los riñones.

En cuanto a las grasas, su aporte debe ser el mínimo necesario para cubrir los requerimientos diarios ya que un exceso en su consumo puede favorecer el desarrollo de complicaciones vasculares.

 

Vegetales y Frutas ¿todos?

comidas saludables portada 2

Finalmente llegamos al grupo otrora privilegiado en la diabetes, las frutas y los vegetales pero … ¿de verdad se pueden comer sin restricciones?

Pues la verdad no, ya que aunque no hay dudas sobre los beneficios de una dieta alta en fibra, antioxidantes y vitaminas (todos elementos presentes en las frutas, vegetales y hortalizas), no debemos olvidar que las frutas (y en menor medida los vegetales) también contienen azúcar (¡si azúcar! Además de otros carbohidratos como almidón y celulosa) en forma de fructosa por lo que el consumo de grandes cantidades de estos alimentos podría generar problemas en el control de la glucemia.

“La clave es combinar alimentos de todos los grupos en varias comidas al día”

dieta para diabeticos

En este punto queda claro que la dieta del paciente diabético puede llegar a ser muy compleja (dependiendo su actividad, edad y complicaciones asociadas) por lo que la misma, debe incluir una pequeña cantidad de alimentos de cada grupo en lugar de porciones muy grandes de un sólo grupo individual.

Así mismo, es conveniente incrementar el número de comidas diarias (3 comidas principales y dos meriendas) lo cual significa comer más veces al día porciones más pequeñas. Todo ello con el fin de limitar el ingreso masivo de carbohidratos al torrente sanguíneo y lograr por tanto un mejor control metabólico.

Lograr la meta no es difícil si se cuenta con los conocimientos adecuados, de momento ya sabemos lo básico. Sin embargo, será necesario familiarizarse con un concepto novedos como lo es el Índice Glucémico, pero ello será en otra entrada, muy pronto ….

¡Compártelo!

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ver botones
Ocultar botones