Alimentación en el embarazo

Si estás embarazada y buscas consejos de nutrición ya debes estar al tanto que lo primero que debes hacer es evitar excederte en calorías, si aún no sabes cuanto debes comer conseguirás más información al respecto aquí.

Ahora bien, si ya sabes la importancia de las calorías, de un incremento de peso moderado y cuánto es el máximo aporte calórico por cada trimestre, muy probablemente te estés preguntando:

¿Qué debo comer durante el embarazo?

Dieta balanceada durante el embarazoPues bien, básicamente debes tener una dieta balanceada, esto significa que incluya alimentos de los tres grupos (proteínas, grasas y carbohidratos). Además de ello, es importante que la dieta sea tan variada como sea posible, eso te ayudará a lidiar con las náuseas del primer trimestre y además obtendrás un amplio aporte de vitaminas y minerales que serán necesarios para ti y para tu bebé.

Dicho esto, quizás creas que mantener tu dieta habitual es suficiente, y si, es así, aunque con algunos alimentos deberás tener ciertas consideraciones; bien porque es necesario un incremento de las porciones semanales, bien porque es mejor evitarlos por un tiempo.

Alimentos que no deben faltar durante el embarazo

Durante la gestación, la madre debe alimentarse con una finalidad doble: nutrir su cuerpo para poder hacer frente a las demandas del embarazo y proveer al bebé con los nutrientes necesarios para construir células, tejidos, órganos y sistemas. En resumen, proveerle con todo el alimento que necesita para crecer.

Así, siendo que las necesidades del bebé son algo diferentes a las de la madre, es importante incrementar el consumo de ciertos alimentos que aportan elementos fundamentales para el crecimiento del bebé in utero.

El primero de todos: las carnes rojas

El consumo de carne roja ayuda a mantener los depósitos de hierro

Carnes Rojas y embarazoAún cuando éste es un tema tabú entre muchos pacientes e incluso para muchos especialistas en nutrición, la verdad es que las carnes rojas son la mejor forma de consumir hierro.

Si bien los vegetales verdes como las espinacas también lo contienen, su absorción es muy pobre por lo que no logran sustituir el aporte de hierro que tanto la madre como el niño requieren. La madre para hacer frente a la expansión del volumen circulante de sangre, y el bebé para formar su propia sangre además de otros procesos bioquímicos donde el hierro es fundamental.

Además del hierro, el consumo de carnes rojas da un increíble aporte de proteínas que serán la materia prima para la formación de órganos y tejidos.

Así las cosas, si estás embarazada debes ser un poco carnívora.

Leche y sus derivados

Consumo de leche durante el embarazoQuizás seas de las que piensa (y con razón) que los adultos deben limitar el consumo de productos lácteos. Sin embargo, toda regla tiene su excepción y el embarazo es una de ellas.

Salvo que sufras de intolerancia a la lactosa y no puedas consumir lácteos, el consumo de leche y queso es clave durante el embarazo. Además del aporte de proteínas, los derivados lácteos te darán una provisión estupenda de calcio y ¿sabes quien lo necesita?

¡Por supuesto, tu bebé! no sólo en la formación de huesos y dientes sino también como uno de los minerales fundamentales en cientos de señales de membrana para sus jóvenes nervios, músculos y corazón.

Grasas

Durante el embarazo puedes perderle un poco el miedo a las grasas

Día a día nos repetimos que debemos moderar el consumo de grasas, sin embargo la mujer embarazada puede ser un poco laxa con esta regla.

Dado que el bebé está en formación y crecimiento, sus células se multiplican muy rápido, eso significa que constantemente se están formando nuevas células con sus respectivas membranas celulares y ¿sabes qué? Una parte importante de la membrana celular está compuesta por grasa.

Esto significa que durante la gestación hace falta un consumo extra de grasa que, durante ese período, en lugar de depositarse en las arterias, pasará a formar parte de las nuevas células del bebé, sin embargo, ¡no hay que abusar!

Para concluir esta lista no pueden faltar Frutas y Vegetales

Las frutas y vegetales son la mejor fuente de vitaminas y minerales

Durante el embarazo, es fundamental que consumas tanta variedad como sea posible de frutas y vegetales. Dado que no existe una fruta o vegetal que aporte por si solo todas las vitaminas que necesitamos, lo mejor es consumir tanta variedad como sea posible.

De esta manera obtendrás vitaminas, minerales y oligoelementos que serán de utilidad no sólo para tu organismo sino también para el del bebé, quien los necesita e incorpora
con avidez a su sistema.

Consumo de frutas durante el embarazoPor otra parte, además de las vitaminas y minerales, el consumo de frutas y vegetales incrementará el aporte de fibra de tu dieta, lo cual se traduce en menor riesgo de estreñimientos, sobre todo durante el tercer trimestre del embarazo.

En este punto ya debes tener muy claro como debes modificar tu dieta para obtener los nutrientes que necesitas para ti y para tu bebé durante la gestación, sin embargo la información no estaría completa si no hacemos mención a un grupo de alimentos que es mejor evitar durante el embarazo.

Atenta con los niveles de mercurio

Pescados y Mariscos con precaución

Si bien el consumo de productos del mar no es dañino en si mismo, debido al constante aumento de la contaminación por mercurio de las aguas de ríos y mares, vemos como cada día los productos del mar, particularmente los peces que se encuentran en los peldaños más altos de la cadena alimenticia, tienen mayor concentración de mercurio.

Este metal pesado tiende a interferir con el desarrollo del sistema nervioso, por ello es fundamental mantenerlo alejado de las mujeres embarazadas ya que sus bebés están en pleno desarrollo de su cerebro.

Dicho esto, se debe considerar limitar (o evitar el consumo) de ciertas especies de peces como el abadejo, pez espada y salmón; en general, mientras más grande es el pescado, mayor porcentaje de mercurio contendrá.

Es preferible por tanto optar por consumir especies pequeñas y no más de una vez por semana, aún así, dependiendo de la zona donde se vive, quizás sea buena idea evitar el consumo de pescado, al menos durante los dos primeros trimestres del embarazo.

Ahora… ¿te sientes preparada para asumir tu nuevo modo de comer durante el embarazo?

¡Compártelo!

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ver botones
Ocultar botones